Visita al museo de Encaje de Bolillos de L’Arboç

Recientemente he estado en el Museu de Encaje de Bolillos de L’Arboç (Tarragona) y es una visita muy recomendable.

En él se exponen más de quinientas piezas, todas realizadas en la ciudad, datadas desde el siglo XIX hasta finales del siglo XX. De hecho la elaboración de encajes está documentada desde 1588 y en una de las salas hay muestrarios de empresas que dieron renombre a la ciudad como “Blondas y Encajes Juan Vives” (siglo XIX) o “Blondas y Encajes de Rosario Maimó de Bobé” (segundo cuarto del siglo XX). Por ello la Punta Arbocenca ha sido declarada “Ofici Singular de Catalunya”.

También tuve la oportunidad de conocer la escuela de encajes de la ciudad, ver como se elaboran y entender la dificultad que supone realizar toda una serie de puntos a partir de entrelazar los hilos mediante los bolillos. Es un trabajo muy laborioso, que requiere muchas horas, pero del que se obtienen piezas tan preciosas como las que podéis ver en las imágenes.

Estas obras de artesanía se pueden adquirir en la tienda del museo, donde hay desde puntos de libro hasta abanicos y mantillas.

Querría agradecer al Sr. Sergi Sedó i Fabregat, técnico de Turisme Municipal, las explicaciones sobre la historia del museo y la elaboración de encajes en la ciudad. También a la maestra artesana Mercè Ribas Boronat, y a su alumnado, por abrirme las puertas de la escuela, mostrarme su trabajo y dejarme hacer fotografías. Ha sido un placer conocerles y ver que este oficio se conserva de generación en generación.

Para más información:

Museu de Puntes al Coixí – carrer Major, 37 (L’Arboç, Baix Penedès, Tarragona)

http://www.larbocturistic.cat/atractiu/87/C/61/0/568/museu-de-puntes-al-coixi

 

Imágenes:

Pieza decorativa con una frase característica de L’Arboç “tierra de vinos y de encaje de bolillos”.

Arboç_1

Abanico con país de encaje de bolillos y varillas caladas.

Arboç_2

Muestrario de la empresa Blondas y Encajes de Juan Vives (siglo XIX), a la izquierda vemos las muestras de encaje y a la derecha los cartones con los patrones para realizarlas, con la etiqueta de la referencia de cada uno de ellos.

Arboç_4

Realización del país para un abanico. Vemos el cojín, forrado con una tela a rayas, sobre el que se fija el patrón (en cartón marrón) y los alfileres que sirven para marcar los puntos donde se entrelazan los hilos. La cantidad de bolillos, a cada lado del cojín, y la densidad de los alfileres muestra la dificultad y la destreza que se necesita para dominar esta técnica.

Puntaires_1

Con la profesora y maestra artesana Mercè Ribas Boronat y la alumna que está realizando el abanico.

Puntaires_4